Manifiesto

MANIFIESTO

Deja de vivir desde el miedo y empieza a vivir desde el amor

 

Solo hay dos maneras de vivir: desde el amor o desde el miedo.
Yo que sé bien lo que es vivir desde el miedo, he conseguido ahora vivir desde el amor y es maravilloso.
Por eso, no puedo dejar que sigas viviendo desde el miedo y pierdas todo lo que el universo y la vida tienen para ofrecerte.

 

 

 

 

Vivir desde el miedo significa estar desconectada de tu esencia, de tu intuición, de tu hogar. Significa proyectar de forma constante en los demás sin entrar a mirar qué sucede en tu interior. El día a día te lleva a vivir desde la mente, evitando a toda costa las emociones y todo lo que ello conlleva. Porque duele y, precisamente por esto, no tienes tiempo para transitar este dolor. Y esto te pasa factura. Te sientes agotada y estresada y, a menudo, arrastras unas mochilas de angustia y frustración que te impiden hacer tu propio camino.

Te entiendo porque yo también he pasado por aquí. Pero lo cierto es que cada pérdida que he vivido y cada golpe que me ha dado la vida es una nueva oportunidad para crecer y vivir desde otro lugar. De volver a tu centro, a tu casa. Cuando dejas de vivir desde el miedo y eliges hacerlo desde el amor, dices adiós a la pena, la ansiedad, la inseguridad… Y se abre ante ti un mundo nuevo de serenidad, alegría, abundancia y plenitud. Elegir desde dónde vives es tu responsabilidad.

Así que ahora te toca a ti decidirte.

¿Desde dónde quieres vivir?

Yo lo tengo claro y, creo, que en el fondo, tú también.

 

DICEN DE MI